¿Cómo prevenir el ciberbullying y el sexting?

Cómo prevenir el ciberbullying y el sexting

Los estudiantes de secundaria y preparatoria interactúan a través de poderosas plataformas de redes sociales como Facebook, Instagram y Snapchat. Las plataformas de redes sociales a veces se usan mal, lo que resulta en ciberbullying y sexting que podrían afectar negativamente a muchos en la comunidad escolar. 

Los consejeros escolares, los psicólogos y los educadores tienen una posición única para abordar de manera proactiva el acoso cibernético y el sexting en las escuelas con programas educativos y preventivos específicos. 

¿Qué hacer si tú o alguien que conoces está siendo intimidado cibernéticamente?

  • Mantener las conversaciones: No elimines ninguno de los correos electrónicos, textos o mensajes. Pueden servir como evidencia.
  • No re-enviar: Cualquier mensaje malo que difunda rumores sobre ti o alguien más es intimidación. Reenviar estos mensajes lo culpa tanto como al remitente original.
  • No vender al por menor: La venganza nunca es la mejor respuesta. Las represalias no solo aceleran el acoso, sino que también te convierten en un acosador.
  • Repórtalo: Informa al administrador del sitio web lo que está sucediendo. Sitios web como Facebook y YouTube tienen centros de seguridad para denunciar el acoso.
Ciberbullying

Ciberbullying

Aunque las leyes contra el ciberbullying varían de país, pero generalmente incluye:

  • Acoso por computadora, teléfono, celular o dispositivo de mensajería de texto
  • Cualquier comunicación verbal, textual o gráfica que pueda causar temor a daños físicos, intimidación, humillación o vergüenza a otra persona.
  • Cualquier comunicación amenazante enviada electrónicamente a otra persona
  • Cualquier imagen explícita destinada a dañar a otra persona.
  • Además, el sexting a menudo se incluye en la legislación sobre ciberbullying.

¿Qué es el ciberbullying y sexting?

El acoso cibernético es el uso de Internet, teléfonos celulares u otra tecnología para difundir imágenes y mensajes hirientes o embarazosos sobre otra persona.

Los ciber delincuentes usan las redes sociales, los blogs y los mensajes de texto para hostigar y difundir mensajes y fotos hirientes sobre otras personas. El acoso cibernético se encuentra entre los cinco delitos más experimentados por los adultos jóvenes.

Por otro lado, el sexting es enviar fotografías, mensajes y videos sexualmente explícitos en un mensaje de texto o correo electrónico.

Características del ciberbullying

Es a largo tiempo y no se limita a mensajes de texto, mensajes instantáneos, imágenes, videoclips, correos electrónicos malos, desagradables o amenazantes que se envían directamente a una persona u otras personas a través de un teléfono móvil o Internet.

Una de las formas en que se determina una definición de acoso cibernético es observar sus similitudes y diferencias con el acoso fuera de línea. 

Las características similares en ambas formas de intimidación incluyen difundir rumores, hacer amenazas y comentarios despectivos.

Las razones que sustentan una decisión de acoso cibernético a menudo son similares a las razones por las cuales ocurre el acoso fuera de línea

El acoso cibernético se percibe como anónimo, lo que puede funcionar para reducir la empatía que siente el joven que está participando en un comportamiento de acoso hacia sus objetivos. 

En realidad, es más probable que los jóvenes sean acosados ​​cibernéticamente por personas que ya conoce.

Características del sexting

No asumas que tus mensajes seguirán siendo privados. Puedes estar saliendo con una persona ahora, pero dentro de cuatro meses, puede que no lo estés. Esas imágenes y mensajes seguirán existiendo y se pueden reenviar a otros. 

Sexting

Sexting

De hecho, el 40 por ciento de los adolescentes y adultos jóvenes han recibido o enviado un mensaje o una foto sexualmente explícita.

Enviar mensajes de texto y tener estas fotos en tu teléfono o correo electrónico es peligroso. Si tu teléfono o computadora cae en las manos equivocadas, esas imágenes y mensajes pueden redistribuirse y dañar tu reputación. 

Las imágenes pueden publicarse en sitios de redes sociales o usarse en sitios web y videos pornográficos.

La mejor manera de mantenerte a salvo de piratas informáticos y delincuentes que comparten tus fotografías y conversaciones personales y privadas es simplemente no tenerlas.